La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

viernes, 29 de febrero de 2008

In-comunicando

Cuando el silencio sustituye a las palabras
el amor huye y se esconde
en el rincón
de las cosas que ya no tienen remedio.

El alma se queda
sentada junto al teléfono
inerme y solitaria
a la intemperie
bajo una lluvia de vacíos.

El amor sabe disfrazarse.
Acaso quien te colgó
no quiere aprender
a llamar a las cosas por su nombre
y el auricular mudo no es más
que el ropaje de la cobardía.


A veces el amor
estalla entre las manos
y colgar es el modo
de no tener que escuchar.

Las palabras son sólo para los valientes.
Como la verdad.

Acaso quien te colgó
una vez te quiso.

A menudo el amor
adopta formas extrañas
como un silencio
al otro lado del teléfono.

13 comentarios:

Enredada dijo...

aveces el amor adopta formas extrañas...tan extrañas como inentendibles...
me encantó
besos

aunqueyonoescriba dijo...

No siempre los silencios son malos, a veces guardan las palabras que pueden herir al otro, las que aún no tenemos claro si sentimos

Dashina dijo...

Tenagamos eperanza que el amor busque otros caminos, quizá otras llamadas, quizá otras voces que no teman romper el silencio.

Besos!!

Manual de Antrología dijo...

Como alguien dijo una vez, 'somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras'. Así, desplazamos al amor a ese rincón pretendidamente inadvertido de las cosas que no tienen remedio, como se desplazan los trastos viejos de los que nunca nos atreveremos a deshacernos del todo.
Espero que nos conozcamos pronto, y mantengamos esas conversaciones de las que hablas ;)

Saludos (R)

Fernando Sarría. dijo...

en el amor es tan difícil definir lo del otro...pero siempre nos queda el insurrecto sendero de deducir..besos guapa..por cierto aparte de todo un amigo tuyo te nombró el otro día en un evento y te reconoció entre tanta palabra (Amadeo Cobos)

Persio dijo...

Lástima, a veces, que el cable no llegue hasta el otro extremo del hilo.

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

No estoy de acuerdo en que las palabras son sólo para los valientes, en ocasiones son sólo para los incontinentes verbales, otras para los valientes y en ocasiones también para los cobardes.

Soy un gran defensor de los silencios cuando son necesarios y traducen valentía en no hacer más daño, por ejemplo, en respetar la voluntad del otro por ejemplo, en entender que las palabras puedan estropear más todavía lo que ya está roto por ejemplo, por ejemplo en todos estos ejemplos y en muchos más.

Demasiado ruido, confunde.
Sí, a menudo el amor adopta extrañas formas como un silencio, al otro lado del teléfono, o al otro lado de la cama.
COlgar puede ser el modo de no tener que escuchar, puede ser un modo de protegerse a uno y al otro.

¿Qué es llamar a las cosas por su nombre? ¿el nombre que yo quiero?
Demasiado absolutismo en los pensamientos, que en los propios, pues uno los puede permitir, pero cuando entramos a valorar al otro, prudencia. Desconocemos muchísimas cosas del resto que no se pueden explicar SÓLO con palabras.
Y sí, el silencio jode, pero a veces es un acto de amor impresionante. Otras no, pero como las palabras.
100% great, fifty % de acuerdo.

Sandra Garrido dijo...

Pues si, a veces suele ser un silencio al otro lado del teléfono, que dificil es abrir la boca en esos momentos es como si una maquina de remaches hubiera acabado su tarea, pero no sé si será cobardía o no querer seguir haciendo daño.

Un abrazo

Malena dijo...

¡Cuanto pueden hablar los silencios! Estoy totalmente de acuerdo contigo: Las palabras son sólo para los valientes.

Un beso, Etdn. Poco a poco voy volviendo. Gracias por todo.

en tierra de nadie dijo...

Enredada: gracias por dejar huella en esta página, aún no te había dado la bienvenida.

Aunqueyonoescriba: lo difícil es saber distinguir qué silencio es bueno y cuál malo. besos

Dashina: los caminos del amor son inexcrutables, me temo. Un besazo, guapísima.

Fernando dijo...

Dejemos que las palabras se abran paso y en el silencio descansen para proseguir su camino.
Que no sea el equivocado si es que se puede saber para guiar.
Besos

en tierra de nadie dijo...

Rosa,bienvenida, es un honor tenerte por aquí. Gran frase, sí señora. Nos debemos unas birras, prepárate, en abril voy para allá, un finde "antrológico", espero. un besazo, pedazo de poeta.

Fernando: sí, supongo que el no estar seguro del todo forma parte del misterio del amor, pero a veces uno querría saber en vez de deducir. Jaja, Amadeo es un encanto. Tb tengo pendiente visita a Zaragoza, a ver si con la excusa de la expo...

Persio: Bienvenido. Sí, es una gtan paradoja, a veces el teléfono en vez de unir, separa, y dan ganas de estrangular al otro con el cable, jajaja. Aunque ahora todo son móviles, inalámbricos y wifis.

en tierra de nadie dijo...

Jordi: Gracias por tu tesis y tus ejemplos, jaja. Ya sabes, no hay nada como provocar...En cualquier caso, colgar el teléfono, se esté de uno u otro lado, suele ser duro. Y sí, tanto los silencios como las palabras suelen malinterpretarse, qué te voy a contar. Besazo para ti. Y palabras, siempre, mejor que silencios.


Sandra: ya, pero los silencios telefónicos suelen ser incómodos; al no ver a la otra persona siempre te queda la duda. besos x2

Malena. ¡¡¡Que alegría tenerte por aquí, hermanita!!! Sabes que eres bienvenida; hazlo a tu ritmo. Un abrazo muy fuerte.

Fernando: te has colado entre mis respuestas, jajaja. Me quedo con tus palabras: que se abran paso, siempre. bss