La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

martes, 3 de junio de 2008

Caballos de carretera


Devoro kilómetros
abrasa el horizonte de humo y nubes
paisaje tan lejano que duele
como el mar en los días sin barcos

quemo asfalto con este coche de juguete
que nunca llega a ningún sitio
mis ruedas de cartón
se deshacen al rodar
por un suelo lleno de clavos
falsos y punzantes
como las trampas de la memoria

mil caballos me adelantan
con dientes apretados
y furia en las crines
se ríen con sus bocas inmensas

pienso en los viajes
que perdimos
por los agujeros de la rutina
y los malentendidos

esta carrera no es para mí,
pido el relevo

que se cansen otros,
que yo no quiero llegar a la meta
sólo disfrutar de la ruta
o inventar caminos no marcados

si nos dejan

mientras podamos


7 comentarios:

el diari de kafka dijo...

Totalmente de acuerdo, mientras haya caminos por difrutar poco importan las metas. Que otros corran en su rutina diaria.
No importan los kilómetros, importa lo vivido.

Bss.

Esther dijo...

siempre se puede acabar la gasolina...

Microalgo dijo...

Pues considérenos ruta y no destino... Y véngase para acá unos días, ETDN. Hay jirafas por estas tierras.

Malena dijo...

No sé si fue Antonio Machado el que dijo que no era el camino lo importante sino el caminar.

Yo también he pedido el relevo o el apartamiento de este mundo virtual durante unos días. Lo necesitaba. Ahora vuelvo pero con las ideas más claras.

Te acompaño a disfrutar de nuevas rutas.

Un beso.

Kika... dijo...

aunque, si son caballos...
... que nos adelanten...

besos
K

cerillasGaribaldi dijo...

Curioso que acabo de responder a la Acróbata contándole mi predilección por el Viaje a la Alcarria de Cela. Viaje a pie, por caminos que unen pueblos y gentes, por rutas alejadas del asfalto y la gasolina.

Me gusta unir pueblos andando por sendas que sólo los abuelos del lugar recuerdan, sin cobertura, sin más referencias que campanarios o cimas, y si estoy en la gran Meseta, silos vacíos de grano y llenos de pequeñas criaturas.

Parece mentira, pero me gusta algo tan sencillo como andar. No hay sensación más agradable que llegar a un pueblo caminando y recorrerlo hasta llegar al Bar y ....

Bonitas palabras, Ignacio

Mega dijo...

Andamos por la vida como si ésta fuera también de juguete.

Besos