La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

lunes, 14 de julio de 2008

Inmediateces (XI)


DESCALZA

Me regalas zapatos de tacón y me repites lo mucho que te gustan.

Lo que no sabes es que tengo los pies delicados.

Siempre te vas a tiempo de no ver las ampollas que hinchan mi piel desnuda.

20 comentarios:

Microalgo dijo...

Lo mejor para eso es poner los pies desnudos en agua con sal. Treinta y seis gramos por litro estará bien.

Ya nos encargamos nosotros. Y unas cómodas sandalias también quedan muy bonitas, y no tanto tacón asesino.

Cuánto daño ha hecho el porno en este país. Tch. La gente tiene unas fantasías estándar y se pierden tanto...

Ay, pobres pies suyos.

amor y libertad dijo...

mira que irse en lo mejor, la gente carece de oportunidad

un abrazo

zöe dijo...

Ale, a pasear por el mar, que lo recetan los doctores!!!!

Ya sabe lo que tiene que hacer!!!

carmen moreno dijo...

Tírele los zapatos a la cabeza o métale el tacón por donde más le duela, eso siempre funciona. Ah, claro, sí, véngase a pasear por el OCÉANO, que en Cádiz no hay mar, esos son mariconadas de playas de segunda. No, no, aquí lo que hay es un pedazo de océano así de grande.

Estoicolgado dijo...

un masaje?

muuuaks!

Mi Chica dijo...

Asi somos...

Un beso ETDN

Xavie dijo...

Tal vez sea eso lo que nos guste de los zapatos de tacón: las ampollas que sabemos que van a salir porque significan que las mujeres que los llevan están dispuestas a sufrir por complacernos, ¿no?

Vamos, se me ocurre así, a bote pronto, en plan psicoanalista de barrio...

Un beso,
X.

PD: Usa sandalias que seguro que son más cómodas. :-D

Esther dijo...

No recuerdo de dónde ha salido, pero me gusta: los zapatos son los cilicios del siglo XXI.

Microalgo dijo...

Qué daño, coñe.

Decía Johnny Depp que los hombres jamá entenderán a las mujeres hasta que no se prueben sus zapatos.

Y yo es que no me veo, no me veo...

Ya he pedido mis vacaciones, ETDN. No problem. Es para que se quede tranquila. En realidad, podía haberlas pedido el viernes para no venir el lunes. Así que shulos somos en el Cesís.

Esta mañana estábamos a veintidós grados. No creo que dure, porque ha saltado el levante. Pero calor, lo que se dice calor... No hace mucho. Supongo que subirá mucho la temperatura cuando Usted llegue.

¡Eh! ¡Que no iba con segundas!

¡¡Carmen!! ¡¡Quieta!!

¡¡Sit, sit!!

Microalgo dijo...

Como decía, ya la temperatura sube. Flasa alarma anti-calentamiento global.

Susana dijo...

Ya de vuelta... Y ya me quedo en Madrid. Cuando se me pase el jet lag nos vemos, tengo ganas. Besos!

Dashina dijo...

Vaya, se olvidó preguntarte si te molestaban, sólo se preocupó del propio placer. Egoismo puro.

Besos

aroa dijo...

ajam...
después de lo de ayer tenía que comprobar in situ la perversión de cierto


pero es que provoca eso... la neta
porque esa tú que no eres tú, se los pone refunfuñando...

el diari de kafka dijo...

Tras un breve retiro (espiritual, bueno realmente no), hola de nuevo ;)

Traduzco que tu situación de podálica desnudez sobreviene del egoismo o la falta de conocimiento del regalador de zapatos de tacón.

Tacones = Elegancia = Tortura.

Por ende, reivindico calzado plano. Que se acabe eso de "para presumir hay que sufrir", que se ponga el otro los tacones si le gustan tanto.

Disfruta. Yo también te recomiendo
paseos en la orilla descalza.

Muchos besos.

Divina nena dijo...

Difiero, quizá aún sabiendo que tiene los pies delicados se los regala. Y es que hay algunos zapatos de tacón tan bellos, incluso hablan por una misma. Lo del planito no está mal, pero ¿qué incomoda más, un divino zapato de punta fina de salón, o sentirte uno más en chanclas? Sorry, igual me cae una buena, pero adoro los tacones, y por supuesto las ampollitas que me cuido noche tras noche al quitarmelos.

Un beso, bonita inmediatez, como todo lo que escribes

Microalgo dijo...

Yo cre oque depende, DN. En una playa, unos zapatos de tacón le sentarán a Usted como a un Santo Cristo dos pistolas. Y si bien para bailar un tango mejor no ponerse unas hawaianas, yo siempre he sido partidario de la comodidad antes que de la estética (así me va, por otro lado).

Tal vez se pueda llegar a un compromiso... sin rayar lo insoportable, claro. De sado-maso, nada.

Microalgo dijo...

Yo cre oque depende, DN. En una playa, unos zapatos de tacón le sentarán a Usted como a un Santo Cristo dos pistolas. Y si bien para bailar un tango mejor no ponerse unas hawaianas, yo siempre he sido partidario de la comodidad antes que de la estética (así me va, por otro lado).

Tal vez se pueda llegar a un compromiso... sin rayar lo insoportable, claro. De sado-maso, nada.

MIcroalgo dijo...

Uh. Comentario tartamudo. Elimine, Dama ETDN, haga el favor.

Divina nena dijo...

Bueno, bueno, lo del sado-maso no está mal ¿eh? Pero si, totalmente de acuerdo,no hay nada más bonito que unos pies descalzos caminando por la orilla y un tango arrabalero con un buen salón altísimo.

NáN dijo...

joder, joder, joder. Tus Inmediateces son insuperables. Sé que me repito y lo digo siempre. PEro si fuera editor te las editaría.