La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

jueves, 3 de julio de 2008

Empate a cero

Y sigo futbolística, o futbolera.

Porque no siempre se gana.

Porque cuando se gana casi nunca es porque sí.

Porque detrás hay muchas horas, mucho esfuerzo, mucho entrenamiento, mucho trabajo en la sombra.

Y esto vale para el fútbol y para casi todo en la vida.

Aunque no siempre, casi siempre se cumple.

El triunfo es lo visible. Lo que hay detrás, antes, no suele mostrarse, ni decirse.

De todo esto habla esta canción de Pablo Moro.

Escuchen, porque no sólo habla de fútbol.

Dedicada a los que nunca ganan. O a los que siempre pierden, aunque no estoy segura de que sea lo mismo.



EMPATE A CERO

El cielo no te dio magia en los pies.
las ordenes precisas, cubrir los huecos, bajar a defender.
En el centro del campo, recuperando balones
soltándosela rápido al que se lleva la gloria de los goles.

Y tantos años, tantas botas,
tantos tacos, tanto esfuerzo
y no ganar ningún trofeo ni jugar un Mundial.
Tanto barro, tantas rodillas,
tanto domingo, tantas dobles amarillas
para no llegar nunca a la final.

Y pasar la vida en el centro del campo
hasta que encuentren en la cantera un recambio.
Pasar la vida en el centro del campo.
La experiencia es un grado bajo cero
el destino jugando siempre al fuera de juego
y en el marcador un aburrido empate a cero.


Nadie se compró la camiseta con tu nombre.
Haciendo el trabajo sucio: o pasa el balón o sólo pasa el hombre.
En el centro del campo, trabajando con los pulmones,
no fuiste el fichaje estrella ni la hinchada te dedicó canciones.

Y tantos años, tantas botas,
tantos tacos, tanto esfuerzo
y no ganar ningún trofeo ni jugar un Mundial.
Tanto barro, tantas rodillas,
tanto domingo, tantas dobles amarillas
para no llegar nunca a la final.

Y pasar la vida en el centro del campo
hasta que encuentren en la cantera un recambio.

Pasar la vida en el centro del campo.
La experiencia es un grado bajo cero.
El destino jugando siempre al fuera de juego

y en el marcador un aburrido empate a cero.

14 comentarios:

carmen moreno dijo...

Me ha gustado la canción.
No es lo mismo, no, perder siempre que no ganar. A ratos, se gana perdiendo, aunque parezca una entelequia.

Etdn, usted siempre gana porque se tiene a sí misma y eso es para sentirse ganadora de por vida.

Y, para todos esos, que alguna vez nos acusaron de babosos: TE QUIERO, pequeñita.

Microalgo dijo...

Anda, con lo punky que es la Carmenmoreno de Góndal... le ha tocao la fibra sensible.

Yo a veces me siento así, pero, como Joan Baptista Humet, pienso que no debo quejarme (angustias por dentro aparte).

el diari de kafka dijo...

Buuueeno........

Todavía no he escuchado la canción pero ahora mismito lo hago.
Pero antes, yo creo que para este momento necesitas una canción que a mi hermano, cuando era pequeñajo (y yo le sacaba 3 cabezas), le encantaba: (a ver si me acuerdo)--> "Venceremos, venceremos, llegaremos los primeros, respetando al compañero su dolor" "Llegaremos los primeros, respetando el reglamento y alcanzando la victoria con un gol" "yo quiero decir que la victoria no es tan fácil de alcanzar, que hay que dejarse la piel"(o algo así). De José Luís Perales.

Besazo

la hechicera de la luna dijo...

Supongo que para saber ganar hay que saber perder...me ha gustado mucho leerte.

Mi Chica dijo...

Hay una frase que reza asi:"La lucha es el camino del triunfo".

...y también se puede quedar en tablas,no? :)(lo que pasa es que esto casi lo consideramos perder)

Un beso ETDN

Fernando Sarría dijo...

no es ganar lo que solemos hacer en la vida....así que tengamos las amnos abiertas para dar todas las caricias que nos pidan...besos.

cerillasGaribaldi dijo...

Tu canción futbolera me adentra por nuevos abismos de vida: el oceáno de Gondal, Camile Stein (me he quedado flaseado al verlo) o recordar a Joan Bautista Humet...

En fin, ETDN, Marina, que soy un privilegieado por parar por tu Área de Descanso. ¿Qué opinará Ray de todo esto?

Un beso grande, Ignacio

en tierra de nadie dijo...

¿Punky Carmen?, nonono. Tal vez sus Alteregas sueltas que pululan por ahí o esa tal Margherita Dolcevita (si es que con nombre de pizza que se puede esperar).

Ah, Joan Baptista Humet, qué recuerdos. Marcó mi infancia. Mi preferida es "Hay que vivir".

Y discrepo: yo soy defensora a ultranza del derecho a la queja, con motivos o sin ellos.

Sois grandes y os hacéis querer

besos con babas y con ganas

en tierra de nadie dijo...

Diari de Kafka (o la chica de verde):

te recomiendo a Pablo Moro, es fantástico.

Y también conozco esa canción de Perales, jaja.

Joder, qué moñas estoy quedando: Humet, Perales, jajaja ;))

en tierra de nadie dijo...

Hechicera de la luna, bienvenida al Área De Descanso.

Tienes toda la razón. A veces no es importante ganar o perder, sino saber asimilar las victorias y asumir las derrotas. Es ahí donde uno demuestra su grandeza.

(Jooodeeer, sigo moñas moñas, que alguien me pare que esto es demasiado baboso, jajja)

Espero que vuelvas por aquí

en tierra de nadie dijo...

Mi Chica: Buena frase. Lo de las tablas, um, supongo que es algo más que un empate a cero, supone igualdad de los rivales.

besos

en tierra de nadie dijo...

Hola, Fernando.

Supongo que ganar siempre tampoco es bueno. Las derrotas, los fracasos nos enseñan cosas, nos empujan a esforzarnos, a mejorar.

Las manos abiertas y las caricias bienvenidas, siempre.

un beso

en tierra de nadie dijo...

Ignacio: me alegra descubrirte nuevos mundos, nuevas ventanas.
No repetiré cuánto me gusta Pablo Moro.

Recalar en Gondal siempre es un placer. Y prueba en La zona fótica de Microalgo, seguro que también te engancha.

jaja, ojalá Ray opinara, pero me da a mí que no lee este blog, jajjaa (Ains,, suspirillo por Ray, jijiji)

Privilegio y placer el mío

besote

Raúl dijo...

Tuve un entrenador que a modo de letanía pesada y constante, nos repetía aquello de que "se juega como se entrena". Con aquella manida frase, se representaba la necesidad del esfuerzo paa el logro de satisfacciones, más allá de las virtudes naturales de cada cual.
Un saludo.