La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

jueves, 20 de marzo de 2008

La casa menguante



Un día la casa empezó a encoger. Al principio fue algo casi imperceptible, sólo se notó al cabo de unas cuantas semanas. Al mes ya resultaba palpable el cambio: las paredes se estrecharon, las estancias se achicaron, los techos perdieron altura, el suelo se encogió y los muebles chocaron unos contra otros, de manera totalmente involuntaria pero inevitable dada la creciente falta de espacio. Sin embargo, todo parecía querer mantenerse en su sitio, en una lucha permanente y por momentos infructuosa contra la metamorfosis que padecía la casa, incluso a su pesar.

Los chasquidos, crujidos y grietas eran sólo los síntomas externos de la batalla entre materiales y espacios. La madera se oscureció y la pintura perdió color, en un proceso paulatino e inevitable cuyo resultado fue la reducción de luz del conjunto. En poco tiempo todo se volvió más gris, más pequeño, hasta que el ambiente se hizo irrespirable. Paradójicamente, la estrechez física hizo más evidentes las distancias y el vacío acabó imponiéndose.

Es indudable que la transformación de la casa influyó en el divorcio de los inquilinos. Lo que no sabría decir a ciencia cierta es dónde o cómo empezó todo, ni quién contagió a quién.


20 comentarios:

Enredada dijo...

la casa menguante, me recordó a cortazar... y esa casa habitada por algo, alguien...que dejaba a sus ocupantes cada vez más encerrados en lugares pequeños...
la casa tomada, la casa menguante, la belleza de tus palabras...
besotes

Ibrahím Berlín dijo...

Me interesa la pesadilla que cuentas; ya tú sabes, siento interés por las pesadillas: "las paredes se estrecharon, las estancias se achicaron, los techos perdieron altura, el suelo se encogió y los muebles chocaron unos contra otros". Touché!, diría este respecto. Quizá yo habría forzado aún más el lenguaje al estilo de Cronenberg o Lynch hasta llegar a agredir al lector. Buena, buena idea sea como fuere. Tiene chispa.

txe dijo...

tal vez fue el espacio dentro de la casa lo que se dilató mientras que los muros se quedaron igual.

aunque no tiene por qué

chulo el relato, ahí, ahí.

saludos y hola

ovario dijo...

en las estrecheces nos descubrimos y no siempre somos irresitibles...como brumel en las distancias cortas.
Me apunto a tu lectura.

Fernando Sarría. dijo...

quebrado el deseo y muerto ela mor...el lugar es inmenso o tan minúsculo...que todo lo demás carece de importancia...besos guapa.

Malena dijo...

La casa no es tal casa,¿Verdad Etdn? Son ellos que van cambiando, que van transformándose sin querer tomar conciencia de lo que les estaba ocurriendo y así llegó el momento de ser dos desconocidos que no tenían que ver el uno con el otro.¿Culpables? Ninguno. Indiferencia de uno para con el otro.

Un beso muy grande.

aunqueyonoescriba dijo...

hay que ver como cambia la percepción de lo que nos rodea, con nuestro estado de ánimo

A.Querejeta dijo...

Cierto paralelismo con "Casa Tomada" de Julio Cortázar. Eso nunca se dice pero yo creo que somos nosotros los que estrechamos las paredes y hundimos los techos.

carmen moreno dijo...

Cuestión de oxígeno, supongo. Muy bien escrito.

Fernando dijo...

Agobia el no querer seguir en la casa aunque siempre hay uno(a) que se la quiere quedar....

Patry dijo...

Y si le damos vitaminas para que crezca, crezca, crezca.....!!Ya sabes...yo y mis ocurrencias :)

Un abrazo!

Dashina dijo...

Como a veces es el corazón lo que se nos encoge y sin saber porqué parece que todo se hizo más pequeño o menos importante, cualquier lugar nos ahoga y al final todo se acaba. Todo es cuestión de percepción.

Besos

Mi Chica dijo...

A veces encoje....y otras se hace demasiado grande...y se vaga por ella..cual es mejor?...

Un beso ETDN

Microalgo dijo...

Eso siempre deviene en un taponazo... Otra cosa es que las cosas emnguen al ritmo del tiempo, de la manera natural. No sé si a alguno se le ha ocurrido visitar su clase de primero de básica. Parece mentira que cupiéramos en esos pupitres.

Y la casa de mis padres, enorme, ahora es diminuta.

Estoicolgado dijo...

por apretados que estemos, respiremos.

muuuaks!

Maribel Sánchez dijo...

Ya estoy de vuelta, voy a ponerme al día en tu blog y dentro de poquito te llegará una invitación para un gran evento poético en el que cuento contigo.

Besazos guapisima

Sergi Bellver dijo...

Buen texto... No me hagas arrepentir de haber cerrado el Diomedea, ¿quieres?

Un abrazo fuerte.

en tierra de nadie dijo...

Gracias a tod@s; vuelvo a la brecha tras el paréntesis vacacional.

Hay coincidencias curiosas. El relato lo escribí a raíz de una experiencia personal - es devastador el efecto de las casas sin luz - mucho antes de leer Casa Tomada.

Txe, hola, te debía este saludo de bienvenida al área de descanso.

Ovario, me alegra tu visita, aunque no te considero una desconocida. Tu imagen del cajón sin tirador que comentaste en l´habitació d´Arlés me llegó, no imaginas cuánto la comprendo.

El Viento dijo...

Estás que te sales...

Besos.

Mega dijo...

"Paradójicamente, la estrechez física hizo más evidentes las distancias y el vacío acabó imponiéndose". ¡Justo!
A veces, el mismo espacio puede determinar nuestras relaciones (y, de rebote, nuestra felicidad).

Sea como fuere: coincido con el dictamen de los demás: muy buen microrrelato.

Yo también he escrito en torno a esa misma idea. Te dejo el enlace por si te hace gracia la casualidad.

Saludos, En tierra de nadie.