La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

viernes, 14 de marzo de 2008

Triángulo



Triángulos irregulares
que nunca serán perfectos.

Afectos isósceles
sostenidos por una amistad
que quiere mantener la rectitud de los ángulos.

Tres líneas difíciles
que buscan acoplarse
dibujando figuras extrañas.

Trío geométrico
de formas imperfectas
y acaso incompatibles.

Hay lazos que atan
más allá de la lógica
pero el triángulo
siempre será rectángulo.

Los lados creen
que la hipotenusa les une
lo que no saben
es que se apoya en ellos
afilando sus aristas.

Siempre hay un lado
que tira más que el otro.
La figura se tambalea
y se rompe el equilibrio imposible
de los triángulos imperfectos.

Tres es un mal número
cuando se trata de amor.

15 comentarios:

Ruth Aragón dijo...

A TI AUREA BENDITA!
VIVAN LAS MATES! VIVA LA GEOMETRÍA! VIVA LA TRIGONOMETRÍA! Y TODO LO QUE ACABE EN ÍA! (bueno no, la filología no!)

Nunca me había encontrado con las matemáticas así de directa por un blog! Me alegro!

3...es un número que me gusta bastante pero..en el amor los números deberían de empezar en el 2 y finiquitarse en el 2. Los demás números, son para el desamor.

palabras de Ánimo directas desde Valencia! =)

en tierra de nadie dijo...

Gracias, Ruth.

Si te gustan las matemáticas mezcladas con la poesía, te recomiendo este enlace:

http://habitacioarles.blogspot.com/2008/03/poema-no-tan-postpotic-43-maths_13.html

Y la lectura de Nocilla Dream, de Agustin Fernández Mallo, cuya segunda parte, Nocilla Experience, acaba de publicarse.

Sandra Garrido dijo...

Pues sí, estoy de acuerdo contigo, el tres es un mar número para el amor, los triángulos no suelen acabar bien...al menos desde mi ángulo de visión, pues los hay muy liberales que son hasta capaces de hacerlo.

Un abrazo y buen fin de semana

Wilco dijo...

La música de las esferas
se basaba en números enteros:
grupos de 1

Para Pitágoras, el 1, lo era todo.

1 1 1
1 1
1


El triángulo rectángulo le jodió el invento.

No lo comprendo. O sí.
Dichosa manía: lo perfecto.

CalmaPe, formas imperfectas son compatibles. Así es el universo.

Bss (el segundo diferente al primero , distinto al tercero, más adecuado quizás el segundo, mejorando en el décimo, jamás perfectos, jamás idénticos)

Mi Chica dijo...

Tres...son multitud.

Un beso ETDN

Dashina dijo...

Me ha gustado la imagen. Los tríos, sobretodo si vienen llenos de aristas, traen desagradables consecuencias. Aunque la culpa sea en ocasiones del cuarto elemento, esa hipotenusa que se mete en todo.

Besos!

Ruth Aragón dijo...

Gracias por recomendarme un libro!! =D que buen regalo...

Mi blog no esta al dia, está de reformas. Lo tenia hace ya mucho tiempo pero decidi cogerlo i reformarlo i darlo mas a conocer. Entonces borre todas las entradas i retoqé esa por dejar alguna. Por eso está así.

Venga un besete! muaa

memo dijo...

triangulos a la vista sera mejor escapar, el peligro de la muerte de 2 dejaria a un 1 muy dolido. saludos

Patry dijo...

No me gustan los números impares, son desiguales, siempre hay alguien que sobra, como en los triángulos.

Un besazo.

Enredada dijo...

en el amor con dos es suficiente... el tres siempre es doloroso...
besos

Fernando Sarría. dijo...

depende del angulo de mira...pero en el amor a veces según para quien hasta dos son muchos...besos.

El Viento dijo...

Los vértices son muy punti-agudos. Así que cuantos menos, mejor. Pocos triángulos (de ser posible... :-) ).

Besos.

Microalgo dijo...

Yo, como supongo que ya sabe, soy mucho de poner citas:

Aquí mismo, qué soy yo sino el terzo incòmodo (¡esta hermosa lengua italiana está hecha ex profeso para el amor!) Terzo incòmodo (tercera persona que molesta con su presencia). ¡Qué dolor para un hombre inteligente comprender que está representando ese papel execrable, y no poder ser dueño de levantarse y marcharse! (Stendhal: La Cartuja de Parma).

No se lo deseo ni a mi peor enemigo.

O bueno, al peor sí.

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

Los triángulos no tienen porqué ser malos, pero no creo que sean una buena solución. Si son equiláteros tiene un pase, aparentemente nadie "sufre", pero me temo, que en cuestiones sentimentales estoy bastante de acuerdo contigo, el tres es un mal número, y los triángulos nunca son equiláteros, siempre hay una arista que queda más lejos de las otras dos, por genética y por cultura, también y fundamentalmente por sentimientos, a veces contradictorios.

Great poem

F.J. Medina Fdez dijo...

Impecable, buenísimo!! Es curioso, que como bien insinúas, en un triángulo, cuando se forma un ángulo recto entre dos de sus lados, es imposible hacer que cualquiera de los otros alcancen esta disposición... Esta conformación, que no es otra cosa, la cruda realidad del amor y el desamor, de los vencederos y el vencido...