La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

jueves, 21 de junio de 2007

Así es la vida (A mi manera)

No me gustan las expresiones del tipo: “Así es la vida” o “Son cosas que pasan”. Yo raras veces las uso. Denotan un cierto derrotismo, un rendirse ante las circunstancias, el recurso fácil y cómodo de echarle la culpa al azar, al tiempo, a la vida, a los otros, para no tener que pensar, que actuar, que tomar decisiones. Una actitud determinista que nos exime de cualquier responsabilidad sobre lo que nos pasa. Un argumento que lleva a convencernos de que los acontecimientos externos, sobre los que aparentemente no tenemos ningún poder, son los que nos condicionan. ¡Ah, se siente! Nosotros no podemos hacer nada. Así es la vida. Son cosas que pasan.

¡NO SEÑOR! ¡CLARO QUE NO! Eso es resignarse, rendirse, claudicar. Sólo la muerte, la enfermedad y quizá el paso del tiempo son cosas contra las que es inútil luchar. Pasan y ya está. Pocas cosas más hay que no tengan remedio, o contra las que no debamos luchar, tomar postura, intentar inclinar la balanza a nuestro favor, tratar de cambiarlas si no nos gustan. Resignarse no es valiente, y no conduce a nada. La vida no es de ninguna manera, cada uno debe ser capaz de afrontar la suya tal y como la quiere vivir, y luchar por escribir su propia historia. Asumir lo que nos va pasando y tratar de aprender de ello. Afrontando compromisos, responsabilidades y consecuencias de nuestras propias decisiones, de nuestros actos. Sin determinismos ni frases hechas para exculparnos ante los demás. Así es la vida. Son cosas que pasan.

Si hay que elegir alguna frase hecha o ajena, me quedo con la letra de la canción de Sinatra:

I ´ve lived a life that´s full.
I´ ve travelled each and every highway,
But more, much more than this
I DID IT MY WAY.

8 comentarios:

malena dijo...

No hay porqué rendirse. La vida puede ser así pero todo es susceptible de ser cambiado.Tienes razón.Pero dices que hay cosas contra las que no se puede hacer nada. De las tres que has dicho,sólo estoy de acuerdo con una:con la muerte.

Si te viene una enfermedad, debes sacar todas tus fuerzas porque la puedes vencer también y el paso del tiempo........De acuerdo que pasa y eso es un hecho inexorable, pero también lo puedes vencer con tu actitud ante la vida. Un joven puede ser mayor y una persona mayor, un joven.Todo depende de como te enfrentes a la vida y con ganas e ilusión, todo es posible.

Hoy en vez de enviarte sólo un beso, te envío fuerzas e ilusión para que no te falten en toda tu vida.

Mi Chica dijo...

Pienso que es cierto que no hay que dejarse llevar por esas expresiones,hay que caminar,luchar y arriesgarse.

"Quién no se arriesga no cruza la mar".

Un besazo!!

eristos dijo...

Ahí, sacando pecho para enfrentarse a lo que sea menester, sin miedo porque de los cobardes nada se ha escrito.

Aunque no seamos conscientes cada momento decidimos y las decisiones pueden ser incluso "no hacer nada". El no decidir lo mismo que los demás no nos hace mejores ni peores, sino diferentes. Y estoy convencido que siempre tomamos las mejores decisiones (aunque no gusten a quienes nos rodeen). Otra cosa es que no seamos capaces de asumir todas y cada una de las consecuencias de lo que se decide (porque la reflexión previa a la decisión ha sido insuficiente, inexacta o errónea) y entonces nos lamentamos de que "la vida es así".

¡Catarsis en estado puro!

Salu2,3,4

Tamara dijo...

Hay quien no tiene fuerzas para luchar más.

Ripple-Mark dijo...

Yo también pienso q lo único q no tiene solución es la muerte,y creo q ese tipo de frases son una manera de eludir responsabilidades,así q a seguir luchando...Un besito

El viento dijo...

Tomar conciencia de que la vida es lucha, ayuda a enfrentarse a la "pelea....".

Un beso muy fuerte, etdn (que ya es un poquito mía).

en tierra de nadie dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios, os considero casi mi "familia virtual", ya sabéis: la única familia que uno elige son los amigos.

Eristos, sí, yo soy gran defensora del "derecho al pataleo", o al desahogo o a la catarsis; supongo que el blog hace un poco esa función.

Mi Chica, preciosa frase, podría ser mía, jahajajaja.

Malena, Ripple-Mark, El Viento, qué deciros; creo que ya casi ni hace falta: estáis ahí y yo estoy también para vosotr@s...

Tamara: ánimo, a veces tocar fondo es necesario para salir a flote, uno siempre es más fuerte de lo que cree. Tmbién tienes mi mano virtual, por si te ayuda...


disfrutad del fin de semana..¡¡que ya es verano!! aunque por Madrid todavía no se note mucho

besos a montones para vosotros (y para los visitantes que leaís este comment también)

ant_ufp@terra.es dijo...

Bien dicho!

No hay destino, sólo el que nosotros nos forjamos. Es cierto que pasan cosas, pero no son "cosas que pasan". No es lo mismo...

Un besazo