La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

domingo, 8 de febrero de 2009

Hielo


No dejaré que el invierno me agote

respiraré el silencio que precede a la nevada

me llenaré los pulmones de hielo

y mantendré todo el aliento en mi boca

apretaré los labios

hasta que los dientes se escarchen

masticaré copos

escupiré granizo

expulsaré

todo

                              el

                                                  frío

agitaré mis dedos inertes

derretiré el corazón con las manos




9 comentarios:

Fernando dijo...

y aún así tendrás que aceptar que es invierno...


besos

Mi Chica dijo...

Ya se aproxima la primavera...:)

Un beso ETDN

Lara dijo...

Agitar los dedos y que el resto se vaya derritiendo solo, sí!

Buen domingo helado.

Un beso!!!!!!

kika... dijo...

lentamente nos abandona la escarcha

he dicho.

(miles de besos encantados con tu poema)
K

el diari de kafka dijo...

Sí, el frío no nos abandona. A mi mantita me hallo pegada.

Un abrazo.

PD: gracias por acordarte de mí (que no sé si es bueno o malo, dado el tema).

LUISA M. dijo...

El poema, fantástico. Una hermosa forma de expresar el frío, el hielo exterior "me llenaré los pulmones de hielo", "masticaré copos","escupiré granizo"...
No puedo decir que me deje helada, más bien al contrario, hay algo de calidez en esas palabras que pueden derretir el hielo junto con las manos.
ETDN, aunque fuera nieve, granice o hiele, démosle calorcito al corazón con poemas como éste.
Besos.

cerillasGaribaldi dijo...

A pesar del frío conservo la capacidad de casi todo, salvo la fe, se perdió irremediablemente.

Aguanta un poco más que pronto cambian la hora y es como el pistoletazo de salida.

Muchos besos, Ignacio

Mega dijo...

Tan cálido me ha parecido tu poema como el hielo que dejas atrás.
Beso

Microalgo dijo...

Uno suele tardar en descubrir que el hielo puede quemar tanto como el fuego.

A mí, por lo menos, me tiene quemadísimo...