La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

miércoles, 18 de febrero de 2009

Besos

Robert Doisneau. Le baiser de l'Hotel de Ville



Mi primer beso me supo a chicle de sandía, sal de pipas, estupor adolescente y atardecer de verano. Fue como masticar gominolas, dulce y pegajoso, un juego infantil que buscaba rasgar la inocencia. Después vinieron otros. Besos con sabor a tabaco y sudor, de lengua áspera y salvaje, chorreantes de saliva y piel, de restos de madera de whisky y salitre en los labios. Besos jóvenes, pegados a las sábanas empapadas y revueltas, construidos de deseo y de cuerpos por recorrer con bocas ansiosas. Ahora, los besos se han vuelto suaves y saben al café con leche del desayuno, al postre de chocolate que enriquece las comidas, al licor sereno de las buenas noches, reposados de miradas y amor lento, sin prisas ya por revolcarse en mi boca.


9 comentarios:

NOVA dijo...

los besos crecen y maduran con y como nosotros, todos tienen su momento y su sabor. Lo bueno es poder saber disfrutar esas etapas y enriquecernos con ellas...

Elen dijo...

Cada beso tiene el sabor del sentimiento que depositamos en él.
Hay besos dulces, salados, amargos e incluso frustrados.

Para ti... Un beso de tocaya!!

Mi Chica dijo...

Besos..besos…besos….:)

Uno para ti ETDN

el diari de kafka dijo...

Qué curioso, ahora estaba leyendo esta noticia:

Prohíben los besos en una estación de tren para evitar las aglomeraciones
Escrito por levante-emv.com 17 Febrero 2009

Los responsables de una estación de ferrocarril situada en el norte de Inglaterra han decidido prohibir los besos en las instalaciones para evitar aglomeraciones de personas que se despiden y facilitar el acceso de los viajeros.

La estación de Warrington Bank Quay, en Cheshire, dispone de unas señales en el suelo en las zonas en que se registraban mayores retrasos para advertir de la nueva prohibición.

En contrapartida, los responsables de estas instalaciones establecieron una “Zona de besos” cerca del aparcamiento para que los usuarios puedan despedirse allí con mayor tranquilidad.

La compañía Virgin Trains informó de que esta estación de ferrocarril soporta un mayor número de pasajeros desde la aparición de trenes de alta velocidad entre Londres y Glasgow, y que el objetivo de esta medida es facilitar el acceso de los pasajeros.

La aparición de estos carteles se enmarca dentro de los trabajos de remodelación que se han llevado a cabo en esta estación, y que han supuesto un coste de más de 650.000 euros.

Por el momento incumplir la señal y besarse en el lugar incorrecto no supondrá penalización ninguna, según Virgin Trains.

http://blogs.levante-emv.com/aunque-parezca-mentira/

.....

Bueno, un besito rápido en la mejilla por si acaso, Muacs!.

El Viajero Solitario dijo...

Al ver el título de la entrada, también pensé que ibas a hacer referencia a la noticia que comenta el diari de kafka. Estoy desconcertado, ahora mismo no acierto a adivinar si eso de establecer una zona de besos es una soberana gilipollez o una broma genial.
Mientras pienso en ello, te mando un beso, que nunca está de más.

Microalgo dijo...

Quién los recuerda ya, los primeros.

Y qué escasos.

Bueno: los besos SIEMPRE son escasos.

Estoicolgado dijo...

muy sugerente, si...

lo reflexionaré

Aguantando Mecha dijo...

Los más duros, pero los mejores, son los besos de ahora.

Besos, Ignacio

Mega dijo...

Resulta curiosa la etiqueta que le pusiste pues, servidora, tras leerlo, pensó más bien que se trataba de un poema en prosa.

A menos que el yo que narra tenga una naturaleza ficticia...

Besazo