La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

domingo, 12 de diciembre de 2010

Confesión en sepia II

El tiempo viene a darme la razón,estoy ganando altura cada vez que sale el sol
y el mundo por montera me lo voy poniendo,va cambiando el viento, sopla a mi favor.
Será que tengo la manía de
sobrevivir a todo lo que me podría vencer
Y abuso de mis leyes ahora que piso tierra firme y sé dónde tengo los pies.

-Kico Gómez. "Impar"-



Con un año de retraso...


Después de cuatro días oscuros vino el frío. Se instaló diciembre con toda la tristeza posible y el futuro anhelado se congeló sin previo aviso. La sorpresa dolió por la inoportunidad de la fecha elegida y las circunstancias complicaron aún más las cosas. Estuve donde debía, por más que fuera un lugar inapropiado e inhóspito. Fue una noche en vela y el falso calor de los cuerpos pegados, el aliento y las lágrimas insuflaban un poco de vida a todo lo que moría en esas horas. En otro lugar se celebraba una fiesta y el nosotros que ya no éramos por más que yo me empeñara en que sí fuimos los ausentes aunque nadie nos echara de menos. Por la mañana lluvia y viento, el dolor, la vergüenza y la duda bajo paraguas que no amortiguaban el llanto ni el golpe. A mediodía salió el sol. En otro lugar se celebraba una comida a la que me hubiese gustado asistir. Hubo alcohol y un partido de fútbol. Todos se divirtieron y se emborracharon. Yo regresé a mi casa sola, comí sopa caliente aunque no cabía nada en mi estómago atragantado y lloré al ver sobre la mesa el regalo preparado para la fiesta a la que no fui. Tomé pastillas para dormir y no soñar, aferrada a la esperanza de que pudiera haber vuelta atrás. Pero aquel último lunes de noviembre sólo hubo gritos y llanto al teléfono. El insulto del que no tiene argumentos y la desesperación del desahuciado cuando la decisión unilateral está tomada y no hay razones que la expliquen. Todo el amor de golpe arrebatado sin opción a reclamación alguna. Y un sermón sobre la importancia de mantener la compostura, de no perder las formas.

Se instaló diciembre con el frío, la nieve y la tristeza. Me decían que estaba más guapa que nunca y probablemente fuera verdad, aunque yo no me lo creyera. Agradecí la amistad mostrando alegría. Acudí a comidas que acabaron en besos en la boca y bailes sucios. Vencer los miedos fue acierto y descubrimiento. Una cena improvisada de puente me desveló la personalidad oculta del que hasta entonces era casi un desconocido y me dio motivos para no estar triste. Lo que al principio viví como una pérdida al final fue ganancia de muy buenos amigos que trajeron felicidad a mi vida.

9 comentarios:

Elena Lechuga dijo...

Pues para ser un diario imaginario, a mí me ha dejao un mal cuerpo...

kika... dijo...

Lo recuerdo, imaginariamente hablando. Y en ese recuerdo que me imagino (serán las caipirinhas), estabas guapísima. Ya ves.

besos
K

kika... dijo...

¡ah! y una canción:

http://www.youtube.com/watch?v=2adOG7jc838

más besos!

ETDN dijo...

Elena, consideralo un cuento para no soñar. Un beso


Kika, hay que repetir caipirinhas. Y prefiero esta: http://www.youtube.com/watch?v=NPcyTyilmYY&feature=related

De todas formas, gracias por el regalo. Muack

Anónimo dijo...

Yo si recuerdo que estabas muy guapa.

También recuerdo el diciembre frío y el descubrimiento. Aunque no creo que las cenas, los besos, los bailes sucios y el desconocido fuesen las claves para no estar triste.

Estoy seguro de que si ese desconocido leyera este post, diría que no hemos venido aquí a sufrir y que al final, vencer los miedos siempre trae cosas positivas independientemente de quien sea la compañía.

Desde este conocido anonimato te mando un beso y te felicito por la actitud (que es realmente lo que te ha hecho salir de ese diciembre oscuro), que nace de ti y es solamente tuya.

ETDN dijo...

Gracias, anónimo desconocido. Por estar entonces, por seguir después, por el ahora y por lo que vendrá. Un año después, todo son ganancias. He tenido la suerte de tener a mi lado gente con la que puedo ser más yo que nunca, en los momentos difíciles y por supuesto en los buenos.
Besote.

Fleischman dijo...

En "cierto concierto" me demostraste la fuerza que tienes. Eres indestructible, Marina, como un acorazado.

Microalgo dijo...

O como un átomo no muy grande.

(Es que los átomos muy grnades sí que se peuden destruir)

En fin, no me hagan caso. Anoche dormí poco. Pay-Pay, ya sabe Usted, Dama ETDN.

ETDN dijo...

Fleischman, la fuerza la saqué porque iba bien acompañada :)

¡Gracias don Micro! Bienvenido a las rutinas :)

Y no es que sea indestructible, es que tengo capacidad para regenerarme y renacer de mis cenizas. Y buenos amigos alrededor que me devuelven a la vida.