La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

jueves, 17 de enero de 2013

AULLIDO



Semanas destinadas a acontecimientos felices que se retuercen y quedan inservibles, teñidas de tristeza y plomo, que se hunden poco a poco y te arrastran sin resistencia posible cuando nada es dúctil. La incomprensión que ahueca el alma hasta lo profundo, perforada por una maquinaria impasible y programada que dicta sumisión.

El diente que muerde el labio y aprieta hasta hacer la peor de las sangres, la más negra y amarga, la que envenena el tuétano con la certeza de que no hay más imperativo que la supervivencia. Ahogarse con el propio silencio, cuando no se respira más aire que la cobardía y la capitulación se cierne como la única opción a la que agarrarse, rígido yugo que agacha cabezas y doblega libertades con el rígido metal de la impunidad acallando las gargantas.

Tal vez el fin del mundo era esto, esta muerte lenta de todo lo que realmente importa: la libertad, la dignidad, el trabajo, la confianza, la ilusión, la alegría, los afectos, las opciones. El fin de la vida  que conocíamos tal y como la conocíamos. Lo que antes era colchón se vuelve piedra, muro en el que cualquier posibilidad es sólo golpe, grillete, garrote contra el inocente convertido por fuerza en esclavo.

Abandonad toda esperanza. Rabia. Aullido y grito. La náusea. Joseph K en un laberinto imposible, vigilado por el Gran Hermano que sólo entiende de relojes y cifras, de cuentas a rendir sin contraprestación, de obligaciones sin recompensa, de deberes que jamás serán agradecidos.

La deshumanización como la epidemia más letal: la batalla contra un enemigo sin rostro es una guerra perdida. El poder decreta su ley del silencio, su esclavitud sin tapujos. Nadie a quien dirigirse. Ningún interlocutor. Comunicación imposible. Fundido a negro.


6 comentarios:

Juan dijo...

Cuando las situaciones se vuelven así, sólo se puede responder con una palabra.

Rebeldía.

ETDN dijo...


La rebeldía no sirve de nada en algunos casos. Son lentejas, Juan. No queda otra que tragar, porque cualquier alternativa es todavía peor por no decir directamente impensable. O suicida y estúpida.

Sólo queda el desahogo. O el lloriqueo. Y el aullido literario al menos es bello formalmente.

Un beso

Calamidad dijo...

Uy, uy, uy, uy. Comparto contigo esta sensación, ETDN, e incluso tengo días (y semanas) en los que caigo en esa casi desesperanza, pero no, no puede ser. Supongo que eso es lo que quieren los de arriba para poder manejarnos a su antojo. No hay nada mejor que un rebaño manso y temeroso que no sabe dónde va para mostrarle el camino.

Rebeldía, por supuesto (estoy con Juan), y que no nos quiten ni la sonrisa ni la ilusión.

Un besazo.
C.

Aroa dijo...

ay, qué agobio me ha entrado y ya no digo más

Anónimo dijo...

Aullido, serrat... y mi eterna pregunta donde iran los patos de central park en invierno... en una mañ gris de febrero acabas de ganar un rendido admirador..

Anónimo dijo...

Comentario- 2 .. y Dante llego con virgilio a las puertas del infierno y leyo .. dejad el que entre aqui toda esperanza,," Definitivamente me quito el sombrero..