La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

lunes, 21 de septiembre de 2009

El final del verano



Salir de Madrid en verano y volver en otoño.

1.270,8 kilómetros en cuatro días (la mitad en uno solo: el viaje dentro del viaje, como una muñeca rusa y el cielo que estalla al final del día).

La carretera, los paradores, los paisajes familiares que se ven por primera vez.

La vuelta a la infancia, la adolescencia recuperada (como si alguna vez se hubiera perdido).

El olor del campo, las estrellas tan visibles, pinceladas de luz en la oscuridad.

Los pueblos perdidos, la montaña, las piedras.



lo claro


El agua helada y el cansancio.

Las heridas, la música y las palabras (las dichas y las que no).

El sol, la lluvia, las nubes. La noche y el día, o viceversa.

La anticipación del frío, los juegos caseros.

Atardeceres y un amanecer.

Las fotos, que nunca reflejan lo importante (o tal vez sí).

Lo que pasará y lo que queda (la incógnita, las certezas, el miedo contagioso).


El regreso y por delante el porvenir.



lo oscuro


8 comentarios:

NOVA dijo...

Y saber que vivimos tanto lo claro como lo oscuro. Todo deja su huella, una mirada hacia atras entornando los ojos y sonriendo, una mirada hacia delante, abriéndolos mucho y también sonriendo.

Fernando dijo...

la vida es un viaje hecho de viajes...besos.

adrián dijo...

y así es el camino... un juego de luces, un baile entre la penumbra y la luz cegadora... besos!

locoenglish dijo...

El aYING y el ahora. El más aYANG. Hermoso texto, Marineja.

María a rayas dijo...

el regreso, y por delante el porvenir. (osea todo)

me quedo con eso.
un abrazo!

Microalgo dijo...

Como si no hiciéramos otra cosa que viajar... bonitas fotos, a fe mía.

Un besote.

cerillas Garibaldi dijo...

Se que no tengo ningún derecho pero añoro todo tu viaje. Son sensaciones compartidas, son fogonazos muy cercanos, es la ilusión atemporal... y que el porvenir venga con un pequeño hatillo del pasado.
Eres especial, besos y gracias, Ignacio

NáN dijo...

El porvenir que toca ahora (si el cambio climático no lo jode) es ir metiéndose dentro de una misma, con frío.

Para que la próxima primavera-verano sean de explosíón.