La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

lunes, 17 de agosto de 2009

Regreso

Ya de regreso en este Madrid infernal, de aire ardiente que no da respiro.

La segunda quincena de agosto es rara, uno no sabe si está de vuelta o si nunca se ha ido. Todo parece irreal, en suspenso hasta septiembre.

Los anuncios de la vuelta al cole resultan anacrónicos y muy muy lejanos, cuando no se tienen hijos ni sobrinos en edad escolar, pero ver los uniformes en los escaparates produce un pellizco de nostalgia ajena y añeja.

En tierra de nadie: sigue siendo verano pero ya no hay mar ni playa ni vacaciones en el horizonte.

El curso ya ha empezado para mí, aunque hace tiempo que se extinguió la ilusión infantil de aspirar el aroma de los libros nuevos, de cumplir con el ritual de forrar y etiquetar el material escolar.

El nuevo año es aún una caja de incertidumbres y sorpresas.

Como esta, feliz regalo de fin de vacaciones: mi relato publicado en la revista virtual Calidoscopio, que empieza así:

Michael Jackson ha muerto y Caperucita no puede dormir. Aún lleva puesto el traje rojo de la fiesta y juraría que salió de casa con la capa puesta y la capucha tapándole la cabeza. No recuerda si la ha perdido o si algún fetichista se la arrancó y ahora la olisquea en su cama mientras se masturba pensando en ella. Es lo más probable, lo que suele ocurrir en las noches de verano, en las fiestas improvisadas en las que nadie conoce a nadie. Ya no le importa, hace tiempo que dejaron de preocuparle ese tipo de cosas. Ahora se inquieta sólo por asuntos importantes, como la persiana que sigue rota, empeñada en no dejar pasar ni un resquicio de luz.


Si quieres saber cómo continúa, pincha aquí

9 comentarios:

adrián dijo...

acabo de leer el relato y me ha gustado mucho, es más interesante esta caperucita que la clásica.. y meter a Jacko en la historia ya es un guiño total, aunar la tradición de los cuentos con el rey (del pop) más hortera y eficaz que nos ha dado el siglo XX...

un gran regalo veraniego entonces... ya no queda otra que amoldarse a los calores últimos

besos!

Enrique Potter dijo...

La atmósfera lo es todo; si no hay atmósfera, no hay relato. Me gustan esos offs tan Carver gracias a los cuales la levadura del lenguaje esponja el pastel de la narración:

"Y el zumbido del neón que no acaba de fundirse. Parpadea día y noche en el tejado, justo encima de su cabeza".

¡Enhorabuena, Marina sin mar, pero con todo el talento!

Susana dijo...

Je je, coincido contigo, que días más raros estos últimos de agosto "verano pero no verano". Un besito y bienvenida.

NáN dijo...

Buahhhh!
No me deja entrar a leerlo.

EkA!! dijo...

Al parecer lentamente todos regresan de su verano, nosotros ja! tenemos la gran fortuna de estan en Verano todooooo el tiempo, aclaro en primavera, si, porke somo la ciudad de la eterna Primavera, siempre alegre, florecida!!

Tienes razon, regrese atras a mi epoca de cole, cerré los ojos y vi mi jardinera colgada en el closet de mi padre, kien todas las mañanas revisaba minuciosamente arruguitas!

Besitos, bien por el regreso.

Psdta: hoy releí algunos cosas de cuando estaba en Terra.. siempre con tus comentarios!, gracias.

Mi Chica dijo...

Agosto, consumido ya ,otro verano pasado,si....sin sentir?..:)

LUISA M. dijo...

Estos últimos días de agosto es lo que tienen... Y, para que lo sepas, está haciendo un calor sofocante no sólo en Madrid.
Leí tu cuento (publicado en Calidoscopio), felicidades, me parece un relato muy bien ideado, mezcla de realidad e irrealidad, con una Caperucita muy adaptada a los tiempos actuales. Mientras lo leía, me imaginaba lo que describes y me recordó a una escena de la peli Abre los ojos de Amenábar.
Me gusta el cuento en su conjunto, pero destacaría tus descripciones llenas de metáforas, como la de las calles de la ciudad en obras:
"Las grúas son animales del futuro, las excavadoras aguardan como alimañas la hora de cobrarse su presa: arrancan a la tierra adoquines y tuberías, buscan madrigueras secretas en las que las criaturas de la noche viven las vidas que la luz impide."
:)
Un consejillo para combatir estos calores: igual que tu Caperucita sin zapatos, prueba a imaginar un lugar donde ahora sea invierno.
Besos con un poquito de brisa marina (aunque hoy no es muy fresca).

ETDN dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Me alegro de que os haya gustado el texto, me anima a seguir escribiendo.

besos

cerillas Garibaldi dijo...

Bonito cuento ecléctico para retornar, así es mucho más fácil volver.

Besos, Ignacio