La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

jueves, 21 de mayo de 2009

Desplazamiento (I)

Desde el AVE. Abril 2009



I

El movimiento fuera.
Ya sea huida o regreso
se deja atrás mucho paisaje.
Y nosotros quietos
atados al asiento.
Es siempre la tierra la que se aleja,
la que nos deja solos
a solas.


12 comentarios:

Lara dijo...

pero a veces es tan necesaria esa gravedad



¿dónde está el II?

abrazo

ETDN dijo...

jaja, llegará, llegará...besote, querida Lara.

Enrique Potter dijo...

II

La que se aleja,
la que nos deja solos
a solas
es siempre la tierra.
Nosotros quietos
atados al asiento,
se deja atrás mucho paisaje,
y ya sea movimiento o huida,
el regreso fuera.

ETDN dijo...

Buena conversión, Mr. Henry Potter. Veo que te gusta darle la vuelta a mis poemas. La próxima vez, contesta con otro tuyo. Y más cuando se trata de viajes ;P.

Este "Desplazamiento" tiene varias partes, que serán colgadas poco a poco

bss, y gracias por tus comentarios, que me hacen especial ilusión.

Mi Chica dijo...

Y atados.

Un beso ETDN

Guarevers Son dijo...

que profundo, me ha encantado
felicidades por tu blog, esta muy bueno.

me gustaria que me visitases pronto y me des tu opinion de n mi blog

kika... dijo...

me encanta. huidas más que regresos, y solos a solas.

bravo!

(besos)

Susana dijo...

¿Y a dónde ibas pillina? (Ay, que duda de instituto me acaba de entrar: a dónde es junto o separado???)))))

ETDN dijo...

Volvía, querida Susana, volvía. Adónde interrogativo es junto y con tilde.

***

Sí, Kika, es lo que tienen los viajes. A veces uno se descoloca. Otras se encuentra. Y otras, simplemente, se desplaza.

***

En el tren uno está menos atado, pero en coche o en avión los cinturones nos clavan al asiento.
Un beso grande, Mi Chica.

cerillas Garibaldi dijo...

A mi me mola más la huida, siempre huida, para estar solo.

Besos, Ignacio

Aroa dijo...

Y nosotros quietos
atados al asiento.

Desátate.
Te veo contando árboles, nubes.
Qué buena serie.

Beso.
Hasta luego.

María a rayas dijo...

me los he leido del tirón del último al primero (y ahora me los releeré del primero al último ;)

cuanto movimiento y cuanta quietud. Que serenidad destilan estas palabras. Me ha gustado mucho

un beso