La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

domingo, 9 de diciembre de 2007

CICELY EXISTE

El consuelo de una visión consiste en creer en ella, no en que sea real

C. Pavese.

La frase de Pavese resume perfectamente lo que ocurre con ciertas novelas, canciones, películas o series de televisión. No importa que sean obras de ficción: nos transforman porque creemos en ellas. Porque nos hacen creer en algo.

Una de esas series que nos han transformado a algunos es Doctor en Alaska (Northern Exposure en el original). Creada en 1990, consta de 110 episodios repartidos en seis temporadas. En España se emitió por primera vez en 1992, reponiéndose desde entonces varias veces, en La 2, a horas intempestivas y de manera irregular y a menudo incompleta, como pasa con la mayoría de las series que en Estados Unidos se consideran de culto y que aquí son maltratadas por los programadores (sirva también de ejemplo El Ala Oeste de la Casa Blanca). A pesar de las dificultades, y mucho antes de que existiera el DVD y el emule, muchos nos enganchamos a ella y a sus personajes. Y ya forma parte de nuestra vida.

Me hubiese gustado escribir algo bonito u original en homenaje a la serie. Pero no he sido capaz de superar los fragmentos de su versión “tuneada” que podéis encontrar en el imprescindible blog de L´Habitació d´Arlés http://habitacioarles.blogspot.com/, ni tampoco de encontrar mejores palabras que las de este artículo, antiguo, que en su día recorté y que creo que expresa a la perfección lo que significa Cicely, la pequeña localidad de Alaska donde se desarrolla la serie y auténtico microcosmos donde caben mil mundos. Aquí está. Para recordar y disfrutar. Y porque, ya inmersos en fastos prenavideños, ¿a quién no le gustaría creer en Papá Noel?


CICELY
por Fernando Baeta.

"Cicely es la prueba concluyente de que, como sentenció Pavese, el arte de vivir es el arte de aprender a creer en las mentiras. Cicely es el arte de vivir porque nos hace creer en las mentiras. Cicely, ochocientos y pico habitantes imaginarios, es mentiroso, utópico, bello, virginal, necesario. También es un tratado de filosofía para escépticos, en edición de bolsillo. Nada en esta serie televisiva es necesariamente cierto, aunque todo en ella es necesariamente envidiable. Cicely es la expresión inteligente de todo aquello que nos estamos perdiendo, el sueño sin final, la magia, la otra cara de nosotros mismos, lo que pudimos haber sido.

No es la simple historia de un médico de Nueva York que cae en Cicely, Alaska, y se pregunta sin desmayo ¿qué narices hago yo aquí?, sino la historia de un pueblo inalcanzable en el que hubiéramos podido vivir si fuéramos de otra forma. Hubo un tiempo en el que todos pudimos ser Joel Fleischman, Maggie O´Connell, Chris Stevens, Maurice Minnifield, Holling Vincoeur, Shelly Tambo, Ed Chigliak, Ruth-Anne Miller, Marilyn... o muchos otros de los personajes circunstanciales que conforman el contexto de esta epopeya en 625 líneas. Pero ya es tarde para lamentos. Tenemos que hacernos a la idea de que Doctor en Alaska es sólo una edificante serie de televisión en la que sus creadores, productores, directores, guionistas y actores cobran por engañarnos, por hacernos creer que todavía es posible la utopía, soñar despiertos. Pocas veces una historia ha llegado tan lejos partiendo de la más absoluta de las miserias, que diría aquel amante sarnoso.

Nos gustaría creer que Joel no se irá a Manhattan, que Maggie sabrá, por fin, qué es la felicidad, que Chris seguirá haciendo humana la filosofía desde su micrófono en la K-OSO, que Ed se convertirá en chamán, que Marilyn continuará teniendo todas las respuestas, que Shelly no crecerá y que Holling no envejecerá, que Maurice se enriquecerá todavía más y que Ruth-Anne aprenderá italiano para poder leer a Dante. Nos gustaría creer en Papá Noel.

Nos gustaría creer que Cicely existe aunque sepamos que nunca existió, que nunca existirá. Cicely es la prueba de cargo de nuestras frustraciones, de nuestros fracasos, de nuestras apuestas equivocadas."



12 comentarios:

Amor dijo...

el artículo está completamente equivocado, si se trata de creer, cree: no "nos gustaría", no "sabemos que es una serie", no:

cicely existe, yo lo sé

amor

L´HABITACIO D´ ARLES dijo...

O´CONNELL, Sólo se me ocurre darte las gracias, así, a mi modo teatral, poR tu área de descanso, por tus palabras, por el texto de Baeta, pero sobretodo, porque espero que no dejes de seguir haciendo círculos en el cielo, sobrevolando la tierra de nadie con tu avioneta.

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

Cicely es la Ítaca tuneada de nuestro tiempo.

Mi Chica dijo...

..."¿a quién no le gustaría creer en Papá Noel?"...yo creo en los Reyes Magos,jaja...en la magia de la vida...

Un beso ETDN

Yo-X dijo...

Hola wapa! gracias por el comentario.. la verdad es q empezaba a sentirme un poco idiota... jajaja mmmmmmmmmm anke en este post no e podio evitar sentirme mas pekeñito aun... mmmmmmmmmm exaron la serie en la tele en 1992 ?? sabemos cuantos años tenia yo?? jaja tenia 6 añitos!!! mmmmmmmmmm si recuerdo doctor en alaska de haber visto episodios sueltos a las 4 de la mañana en la 2, jajaja, cuando me daba por ver la tele nocturna... (q por cierto, la mejor programacion te la exan apartir de las 2...) pero nunca me enganxo... pero... si q e sentio todo eso de lo q hablais, no en ese lugar, yo... todas esas cosas las siento con lost... supongo q soy victima de la modernidad... pero yo perdidos(lost) se la recomendaria a todo el mundo, pero eso si, si no empiezan desde el primer capitulo es imposible q le llegue a gustar a alguien... yo.. kisiera estrellarme en akella isla y perderme... en tierra de nadie wapa!! un besito gooordo!!

Malena dijo...

Cicely existe, Etdn. Y existe porque tú también la has creado dentro de tí.

Todo lo que creemos dentro de nosotros no son solo ilusiones, son realidades.

Un beso muy grande.

Carmen Moreno dijo...

En Cicely hacía mucho frío, ¿no? Mmm... Estoy con los que dicen que existe, pero, si no os importa, yo la quiero con calefacción central. Será por pedir...

Belén dijo...

Muy buen post, un sentido homenaje!

Yo que nunca vi la serie... jo :(

Besos!

aunqueyonoescriba dijo...

jjjaajjaja, yo que no fui una fiel seguidora, recuerdo llegar de fiesta y quedarme viendo Dr. en Alaska,... que recuerdos!!

Patry dijo...

Jo que bonito. La verdad es que no he visto nunca la serie, igual era un poco peque.
Un besitoooo

Dashina dijo...

Cicely es magia... justamente como tu.

Besos!

Mainumby dijo...

Nunca vi esta serie, pero parece interesante en esas letras bajo tu techito...

Ays...

Un abrazo, ché!!!