La vida consiste en equivocarse, cada uno a su manera. -Manuel Vicent-

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.-Nietzsche-

La vida es una mezcla de aquello que deseamos hacer con ella y aquello que somos capaces de hacer con lo que ella nos trae.-Sergi Bellver-

jueves, 22 de noviembre de 2007

Manual de Topografía

MANUAL DE TOPOGRAFÍA

Para Adrián, que en una ocasión me preguntó por los musos

Hay, allá en Norteña,
un muchacho poeta
que sueña, vive, escribe, ama
y no mercadea
ni capitula
o tal vez sí
pero no con las cosas
que de verdad son importantes.

Hay, allá en Norteña,
un topógrafo de emociones
que mide los paisajes
con la regla de unos versos;
que estudia las grietas
de almas hace tiempo condenadas.

Carne cruda, cosecha del 89,
carne de cañón
afilando unos dientes
que la vida se encargará de partir.
Todos somos boxeadores sin futuro
y no hay esperanza en las cabinas telefónicas
ni en los mercados de barrio.

Hay, allá en Norteña,
un sembrador de cebollas
con la verdad colgando de la boca
la verdad de los niños
o de los borrachos
apóstata de las ilusiones perdidas.
No escondas cadáveres en tu sombrero
que los zapatos de cemento
siempre dejan huella.

Hay, allá en Norteña,
un adicto que se envenena con música,
con peoremas y palabras.
Vidas cruzadas en los blogs.
¿Te acuerdas de cuando éramos reyes?
No se llega a ningún sitio caminando en círculos.
No quedan conserjes de noche
ni salitre que llevarse a los labios.
Las camareras nunca se acuerdan de los poetas malditos.

Y cada cual en su camino
va cantando espantando sus penas
y cada cual en su destino
va llenando de soles sus venas
y yo aquí sigo en mi trinchera corazón
tirando piedras...

Las tardes de domingo
son tristes en Oviedo,
pero siempre queda el último vals
cuando se intuye
que las cosas buenas de la vida
sólo duran
lo que dura un fin de semana.

No hay manuales para la vida,
porque la existencia no obedece instrucciones
y se va escribiendo
en renglones desiguales
en antros oscuros
en días felices
porque no tienen por qué ser cursis
los poemas de amor.

Dinamita tus dudas,
mastica la vida a borbotones,
llénate las venas de sangre
que las letras del futuro
llevan escrito tu nombre.

11 comentarios:

Carmen Moreno dijo...

Las dos primeras estrofas me sobran. El resto, me gusta muchísimo y ese Quique González y ese Carlos Chaouen que pronto tendremos por el Pay Pay. Ufff.

Besos.

Maribel Sánchez dijo...

jeje estos chicos de antrología pegan fuerte y enganchan, claro que tú no estás lejos de ellos y sabes expresar más de lo que se lee.

Besos mi niña

Adrián dijo...

estoy totalmente emocionado


cuando se me pase la tontería sentimental te lo expreso con palabras...

muchísimas gracias, imposible que no me tocara la fibra...

un besazo!

Mainumby dijo...

Qué bueno!!!
Prometen los del manual...
Me parece bien que puedas honrarlo.

A mi modo también les hago reverencia cada vez que los leo...

Un abrazo!!!

Mi Chica dijo...

"No hay manuales para la vida,
porque la existencia no obedece instrucciones y se va escribiendo
en renglones desiguales"...,qué cierto es.
Me gusta,es muy bonito el poema.

Un beso ETDN.

L´HABITACIO D´ ARLES dijo...

Ni las camareras ni nadie se acuerda de los poetas malditos, por eso existen. Solamente el ciberespacio y sus habitantes, que como son virtuales, están, pero no son, solamente existen de una manera extraña.

estoicolgado dijo...

sorprendente!

muuuuaks

CATA!!! dijo...

SORPRESA!!!

SORPRENDIDA!!!!

GRACIAS POR HACERME ESTREMECER....

Malena dijo...

Eres una gran poetisa, Etdn, y encima me has hecho descubrir a los "Antrólogos".

Un beso muy grande.

A.Querejeta dijo...

Una gran sorpresa. Me ha gustado mucho. Yo me acuerdo de las tardes de domingo en Oviedo. Llovía. Pero eso fue hace demasiados años.

Ahora quizás ya no llueve. Y los chicos del Manual estarán tomando unas cervezas.

Muy bueno etdn!

Viktor Gómez dijo...

La poesía hímnica la entiendo como el elogio y celebración de la vida. Es la mitad del canto.

Este poema a Adrian es una joyita -fábula y trasunto de poetas y batallas en la intrahistoria-

Un beset,

Viktor